La ultraderecha polaca expulsa al diputado que apagó un candelabro ritual judío con un extintor

La coalición ultraderechista polaca Confederación confirmó hoy que el diputado Grzegorz Braun, quien a mediados de diciembre apagó con un extintor un candelabro judío, un menorá de Janucá, fue expulsado de la agrupación política la semana pasada, aunque la noticia fue confirmada ahora.

El portavoz de Confederación, Ewa Zajaczkowska, dijo en una entrevista con la agencia PAP que la decisión fue tomada por unanimidad el 24 de enero, antes de la última sesión parlamentaria en el Sejm, la Cámara Baja polaca.

Sin embargo, desde Confederación rescataron la importancia de una decisión que consideran «nada extraordinaria» pues, en la práctica, Braun podrá seguir ejerciendo como diputado aunque fuera del paraguas de la coalición, informó la agencia de noticias Europa Press.

Interrogado por los motivos de la alianza ultraderechista para no dar a conocer la noticia, Zajaczkowska descartó que exista «ninguna teoria de la conspiración» al respecto, y destaco que el diputado Braun podría haber confirmado lo ocurrido.

El diputado Braun, que lidera el partido de extrema derecha Confederación de la Corona Polaca, apagó a mediados de diciembre con un extintor una januquía argumentando estar «restableciendo un estado de normalidad» y «poniendo fin a actos de triunfalismo satánico».

La januquía o menorá de Janucá es el candelabro o lámpara de aceite de siete brazos propia de la cultura hebrea, descrita en la Biblia en el libro del Éxodo, uno de los objetos rituales más importantes del judaísmo y uno de sus símbolos más antiguos, ya que remonta a la época inmediatamente posterior a la salida de Egipto

Confederación anunció más tarde la suspensión temporal de Braun, mientras que el presidente del Sejm, Szymon Holownia, anunció que el diputado sería castigado con la privación de la mitad de su salario durante tres meses, y de la asignación completa durante medio año.

También se dio luz verde a la presentación de una notificación a la Fiscalía ante el posible delito de perturbación pública de un acto religioso, lo que supone una pena de hasta dos años de prisión.

El ataque fue criticado por los principales grupos políticos de Polonia, incluido el del nuevo primer ministro, Donald Tusk, quien lo denunció como un acto «inaceptable».

Braun, un diputado ultranacionalista conocido por sus actos antisemitas y sus posiciones antiucranianas, ya había sido sancionado con financieramente con anterioridad y excluido del Parlamento.

Fuente: Tèlam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *