En el tercer día de debate, diputados se expresan en el recinto a favor y en contra de la ley Bases

Diputados de diferentes bloques se manifestaron hoy en el recinto de la Cámara baja a favor y en contra de la ley de Bases que el oficialismo aspira a aprobar esta tarde en general, en el marco del tercer día de sesión especial para discutir la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo que contempla una desregulación de la economía y una serie de privatizaciones de empresas públicas.

Al hablar en el recinto, la diputada nacional de la UCR y vicepresidenta de esa bancada, Karina Banfi, anticipó que ese bloque «va a acompañar lo que está bien y lo que sirve a la sociedad, según nuestras convicciones. Vamos seguir reclamando y proponiendo los cambios que sean necesarios. Somos responsables y sensatos», aunque puso de relieve que las facultades delegadas «no son un cheque en blanco».

«Le digo a la opinión pública que sí hay diálogo, sí hay negociaciones y esperamos resultados. Conseguimos que se retiren de esta ley las subas a las retenciones. Conseguimos que se retire del proyecto los cambios a la fórmula jubilatoria. Estos sectores no deben pagar las consecuencias del delirio kirchnerista. ¡La última campaña de Sergio Massa costó 2 puntos del PBI!», aseveró Banfi en su discurso.

A su turno, la diputada nacional por la UCR Soledad Carrizo anticipó que su espacio acompañará la Ley Ómnibus para «terminar con el péndulo de esta Argentina que siempre va de un populismo a otro».

«De una vez por todas tenemos que volver a la racionalidad de los acuerdos, volver a encontrar soluciones para darle certidumbre a los argentinos. En ese camino nos va a encontrar a cada uno de los diputados del radicalismo para terminar con el péndulo de esta Argentina que siempre va de un populismo a otro», señaló Carrizo.

Por su parte, la diputada nacional por Santa Fe Verónica Razzini (PRO) se expresó a favor de la ley que, dijo, va a «erradicar aquello que va por fuera de ley» y sostuvo que la «huelga es un derecho» pero «bloquear es delito».

Para la diputada nacional por San Luis, Karina Bachey (PRO), la iniciativa «propone un sendero, un camino y una luz», al señalar que «no podemos gastar más de lo que tenemos».

En tanto, desde la oposición, el diputado de Unión por la Patria (UXP) de Santa Fe, Roberto Mirabella, cuestionó el proyecto de reforma que impulsa el Poder Ejecutivo y dijo que «el modelo de desarrollo que necesita el país está en el desarrollo productivo del interior que produce y se sacrifica, no en la Plaza de Mayo y las mesas de dinero», al sostener que «en esta ley no hay que beneficie y le sirva a mi provincia».

El diputado nacional de Unión por la Patria y exministro de Justicia, Martín Soria, cuestionó a los diputados dialoguistas y definió a la ley como la base «para el desguace de la Argentina», al señalar que «van a darle súper poderes a un Presidente que viene a poner patas para arriba a la Argentina».

En ese sentido, el diputado neuquino de Unión por la Patria, Pablo Todero, adelantó que votará en contra de la ley y calificó la iniciativa como «el proyecto tren fantasma», a la vez que advirtió que «cada rincón, en cada esquina, nos encontramos con un susto nuevo» y dijo que la norma «delega poderes monárquicos a un presidente que ha dicho que va a fundir a todos».

Asimismo, la diputada nacional de Unión por la Patria, Gisela Marziotta, afirmó que si el Congreso aprueba la ley van a «instalar en la Argentina una dictadura civil libertaria».

«Esto es la supresión de la Constitución Nacional si se aprueba el proyecto de ley. Si se aprueba este proyecto, por más que le quiten todos los artículos y solo quede el de las facultades delegadas, lo que van a hacer es instalar en la Argentina una dictadura civil libertaria que es lo que quiere el presidente Milei», consideró Marziotta.

Fuente: Tèlam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *